¿Cómo elegir una almohada infantil?

El descanso de los niños y bebés resulta fundamental para su correcto desarrollo, así como para mejorar el rendimiento en su etapa educativa. Para alcanzar un descanso adecuado no solo es preciso elegir un buen colchón infantil, sino también escoger una almohada infantil recomendada para su edad. Este tipo de almohadas para niños y bebés cuentan con propiedades específicas para favorecer su descanso noche tras noche. Por eso es importante atender a varios factores:

Tamaño

 
 

El tamaño de la almohada es el primer punto a considerar antes de comprarla. En el caso de las almohadas para cuna, es importante que se ajusten al máximo al tamaño de la cuna, por lo que no tienen por qué ser demasiado grandes. No obstante, debes saber que las almohadas de cuna se pueden utilizar únicamente cuando los bebés tienen más de doce meses. Y es que los recién nacidos no necesitan una almohada, ya que su uso podría causarles alguna lesión debido a forzar la curvatura natural de su cuello.

El caso de los niños es distinto, por lo que el tamaño de la almohada debe tener el mismo tamaño que la cama. Por ello, al realizar tu compra podrás seleccionar la medida que precises entre distintas opciones.

Tamaño

El tamaño... ¡Importa!

 

Altura

 
 

Una almohada infantil siempre es preferible que sea baja. No obstante, deben analizarse parámetros como la altura del niño o las diferentes etapas de crecimiento para elegir la almohada idónea. Por ejemplo, en un bebé que duerme en su cuna una altura de 5 cm es más que suficiente, ya que no necesita más altura para garantizar la correcta sujeción y alineación de su pequeña columna vertebral en formación.

Por otro lado, en almohadas infantiles pensadas para niños, una altura alrededor de los 10 centímetros sería lo más conveniente.

Altura almohada

Una almohada infantil siempre es preferible que sea baja.

 

Firmeza

 
 

Según los expertos en descanso, la firmeza más recomendada en una almohada dirigida a niños y bebés es preferible que sea intermedia-suave. Recuerda que la almohada ideal, tanto para los más pequeños cómo los adultos, es aquella que permite que cabeza, cuello y espalda queden alineados en la misma posición que lo estarían al permanecer de pie. Como los niños no son tan corpulentos como los adultos, una almohada de firmeza media o alta podría causarles problemas cervicales y no dejarles descansar de forma adecuada.

Firmeza almohada infantil
 

Relleno

 
 

Existen distintos tipos de relleno en una almohada convencional para adultos. No obstante, cuando hablamos del relleno en almohadas infantiles, más que la diversidad de materiales, lo que realmente importa es garantizar un descanso cómodo y seguro.

Por ello, nuestros modelos el relleno está compuesto por una fibra hueca cardada y siliconada que otorga al descanso una esponjosidad óptima para los más pequeños.

Además, el relleno de estas almohadas es hipoalergénico, para evitar que pueda aparecer algún tipo de reacción en el niño. ¿Importante, verdad?

Relleno almohada

Lo que realmente importa es garantizar un descanso cómodo y seguro

 

Transpirabilidad

 
 

La transpirabilidad también es un factor importante a la hora de elegir una almohada infantil. Un nivel alto de transpirabilidad garantiza un entorno más fresco alrededor del niño y permite evacuar el calor corporal que emiten durante el descanso, sobre todo si tienen tendencia a ser calurosos.

Transpirabilidad

Un nivel alto de transpirabilidad garantiza un entorno más fresco.

 

Esperamos que esta guía te haya resultado útil y te haya servido de ayuda a la hora de elegir una almohada infantil. Recuerda que un buen descanso es esencial para el correcto desarrollo físico y cognitivo de los más pequeños, ya que se encuentran en plena fase de crecimiento.

 
X
¡Hola! ¿Quieres saber dónde está nuestra tienda más cercana y obtener un descuento exclusivo?
Cómo
llegar