Ventajas de las almohadas viscoelásticas

A la hora de escoger una almohada, la primera de las decisiones que hemos de tomar radica en el material de su composición. Si nos ceñimos a las tendencias más repetidas, las almohadas de viscoelástica siguen dominando el mercado. Y lo hacen porque cuentan con una serie de ventajas incontestables.

 

¿Qué ventajas aportan las almohadas de fibras en nuestro descanso?

El tipo de material: Las ventajas de una almohada viscoelástica radican en su propia concepción. Desarrolladas con las últimas tecnologías, el material viscoelástico con el que se fabrican dispone de unas propiedades que las hacen más sensibles al peso y a la temperatura corporal. Gracias a estas prestaciones, se logra una especie de confort climático que beneficia a la profundidad del sueño.

Adaptabilidad: Otro de sus beneficios es el de la memoria inteligente que tienen. El material viscoelástico logra conservar la forma del cuerpo mientras el durmiente tiene su cabeza sobre la almohada. Sin embargo, una vez el usuario se levanta de la cama, la almohada retomará su forma original. Por tanto, hablamos de unos modelos ergonómicos y totalmente adaptables al cuello y las vértebras cervicales del durmiente.

Firmeza: Las almohadas fabricadas con material viscoelástico son las más recomendables para aquellos durmientes que necesitan mantener la altura y la postura del cuello. Además, estos modelos resultan idóneos para los usuarios que tienden a dormir de lado.

Transpirabilidad: Hay que tener en cuenta que la viscoelástica es un material atérmico. Es decir, una de sus prestaciones radica en que no transmite ni frío ni calor, pero sí que retiene el calor corporal. Por ello, para todos los usuarios con tendencia a sudar, recomendamos elegir aquella que tenga mayor nivel de transpiración.

 

¿Para qué tipo de durmiente están destinadas las almohadas viscoelásticas?

 
Dormir boca arriba

Boca Arriba

Las almohadas de viscoelástica son perfectas para quienes duermen boca arriba. Normalmente, estas personas precisan de modelos cuya altura sea media-alta y los niveles de firmeza intermedios. Con  una almohada viscoelástica evitaremos la presión excesiva de la almohada sobre la musculatura de lu cabeza.

Dormir de lado

De Lado

Si somos de los que dormimos hacia un lado, las almohadas viscoelásticas deberán disponer de un mayor grosor y de una mayor densidad. Si adquirimos un modelo que alcance los 15 centímetros de altura, lograremos que nuestra cabeza reciba el soporte adecuado que favorezca de esta manera una correcta alineación de la columna.

Dormir boca abajo

Boca Abajo

Aunque no sea la postura más recomendada por los expertos en el descanso y la salud, hay personas que tienden a dormir boca abajo. En este caso, lo ideal sería una almohada viscoelástica de escaso grosor y un nivel de firmeza lo más bajo posible, o incluso decantarse por otro tipo de material.